¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes del tratamiento?

Los efectos secundarios pueden ocurrir cuando las células sanas se dañan. Los diferentes tratamientos de quimioterapia y radiación causan diferentes efectos secundarios, que pueden suceder inmediatamente, una semana, diez días, o hasta meses o años después. En general, estos efectos dependen del tipo y dosis de la quimioterapia o radioterapia.

Los efectos de la radiación, a diferencia de la quimioterapia, son localizados, es decir afectan solo en la parte del cuerpo donde se irradio. Por ejemplo, si las caderas reciben radiación, solamente la piel, la médula ósea y el hueso de la cadera podrían estar afectados.

A continuación se describen algunos de los efectos secundarios más comunes en el tratamiento de cáncer:

Fatiga

Los niños pueden describir la fatiga como sentirse cansados, débiles o tristes, esto lo pueden sentir durante y después del tratamiento. Hay muchas cosas que pueden causar fatiga:

  • Tratamiento para cáncer (cirugía, quimioterapia o radiación)
  • Recuento sanguíneo bajo
  • Nutrición deficiente
  • Fiebre
  • Dolor
  • Cambios o disminución en el sueño
  • Preocupación.

Si el recuento sanguíneo de glóbulos rojos está bajo, podría necesitar una transfusión sanguínea.
Si la dieta de su niño es deficiente, ofrézcale alimentos saludables cada dos o tres horas, mientras esté despierto.
Es necesario disminuir el dolor y tratar de tener una rutina para la hora de acostarse. Su niño debe dormir 8 horas cada noche.

Náuseas y vómito

La quimioterapia y radioterapia pueden causar náuseas y vómitos.

Algunas formas de ayudar a disminuir las náuseas y el vómito son:

  • Comer porciones pequeñas de alimento.
  • Comer alimentos que sean fáciles de digerir (galletas de agua, arroz, gelatina).
  • Tomar pequeñas cantidades de líquidos claros y frescos.
  • No comer alimentos fritos, condimentados o muy ricos en calorías.
  • Comer en un ambiente sin olores fuertes.
  • Descansar después de almuerzo
  • Enjuagar la boca de su niño después de vomitar.

Mucositis

La quimioterapia y la radioterapia de cabeza y el cuello pueden producir estomatitis o mucositis, que es la inflamación principalmente de la mucosa bucal y garganta.
Cuando esto ocurre la mucosa se irrita, toma un aspecto de color rojo, produce dolor y a veces se ulcera, pudiendo ver placas blancas en el paladar, lengua, encías y labios. Estas placas son por una infección por hongo.

Para prevenir que su niño adquiera una infección en la boca:

  • Haga que su niño se cepille sus dientes con un cepillo suave después de cada alimento y antes de irse a dormir.
  • Enjuague su boca con agua después de cepillarse, no use enjuagues bucales que contengan alcohol, pues seca la boca.
  • Si la boca seca es un problema, haga que su niño chupe un caramelo sin azúcar o hielo.

Si su niño presenta mucositis:

  • Dele a su niño líquido y que los tome con una bombilla o pajilla.
  • Evite los alimentos calientes, muy condimentados o ácidos.
  • Dele alimentos que estén fríos o a temperatura ambiente.
  • Prepare alimentos suaves o hechos puré (batidos o licuados), evite los alimentos secos o remójelos antes que el niño los consuma.
  • Enjuague la boca con agua por lo menos cuatro veces al día, no use enjuague bucal que contenga alcohol.

La pérdida de cabello (Alopecia)

Algunos tipos de quimioterapia y radioterapia en la cabeza podrían causar pérdida del cabello (total o parcial), pero también las cejas y pestañas. No se puede hacer nada para prevenir que se caiga el cabello.

Este efecto es transitorio, el cabello vuelve a crecer una vez que termine o sea más leve el tratamiento de quimioterapia. En algunos casos, especialmente con altas dosis de radioterapia, el cabello podría no volver a salir donde se dio la radiación.

El cabello de su niño podría ser de un color o textura ligeramente diferente (más ondulado, más grueso o más delgado) que antes del tratamiento.

Se recomienda:

  • Cortar poco a poco el cabello cuando empieza a caerse para que el impacto no sea tan fuerte.
  • Lavar el cabello con un champú suave y no más de dos veces a la semana.
  • Utilizar peinetas y cepillos suaves.
  • Si desea secar el pelo del niño, no utilice calor fuerte y directo sobre su cabeza, lo mejor es secárselo con una toalla suavemente.
  • Explíquele a su hijo que el pelo le volverá a crecer y que esto ocurrirá lentamente a medida que va terminando su tratamiento.
  • Muchos niños usan gorros o pañuelos y algunos compran una peluca para usarla hasta que vuelva a salir el cabello.

 

 

VOLVER A LAS PREGUNTAS

home