¿Qué debo hacer en caso de emergencia?

Infección

La fiebre es una señal de alerta, ya que nos indica que podemos estar frente a una infección, y en algunos casos las células de defensa del cuerpo (los glóbulos blancos) pueden estar disminuidas, haciendo de la infección un cuadro grave.
Hablamos de fiebre cuando hay una temperatura mayor a 38º axilar, recuerde que la temperatura sólo se controla en la axila.

Trate de prevenir las infecciones, con medidas básicas como el lavado de manos frecuente, especialmente después de ir al baño; y evitando el contacto con personas enfermas o multitudes.

Los síntomas de una infección incluyen:

  • Fiebre: temperatura axilar sobre 38ºC
  • Escalofríos
  • Sudoración
  • Deposiciones frecuentes (esto también puede ser un efecto secundario del tratamiento)
  • Sensación de ardor al orinar
  • Tos frecuente o dolor de garganta
  • Enrojecimiento, inflamación o dolor alrededor de heridas, lesiones o el sitio de inserción del catéter venoso.

Si ve alguno de estos signos, llame a su centro de atención inmediatamente.
 
Cómo tomar la temperatura de su niño:

Tome la temperatura si su niño se siente caliente al tocarlo, no se siente bien o no se mira bien. Tome la temperatura bajo el brazo. No tome la temperatura rectal, ya que esto podría causar sangrado o infecciones. Asegúrese de tener en casa un termómetro que funcione y que usted sepa cómo usarlo.

Sangramiento

Las plaquetas son otro tipo de células que disminuyen por el tratamiento del cáncer. Estas células son las encargadas de la cicatrización de las heridas. Para evitar algún tipo de sangramiento se recomienda:

  • Evite que el niño sufra golpes, ya que ellos favorecerán la aparición de hematomas.
  • Enséñele a lavarse sus dientes suavemente, evitando que se rompa las encías. Para esto utilice un cepillo con cerdas suaves.
  • No deje al alcance del niño cuchillos, tijeras o cualquier elemento que pueda producirle heridas.
  • No le administre al niño ningún medicamento que el médico no le haya indicado, especialmente aspirina.
  • No le ponga a su niño un enema, supositorio (medicina puesta en el recto), ni revise la temperatura rectal. El poner cualquier cosa en el recto puede causar sangrado o una infección.

Si su niño tiene sangrado por la nariz, aplique presión en la parte suave de la nariz, justo por debajo del puente. Apriete el área con dos dedos y sostenga la presión durante 10 minutos. Si el sangrado no se detiene, llame a su doctor.

Recuerde:

Frente a cualquiera de las siguientes situaciones, usted debe llamar al servicio del hospital o clínica. Si no puede comunicarse, lleve inmediatamente a su hijo al servicio de urgencia:

  • Si su niño presenta fiebre mayor a 38°C y ha permanecido así por más de dos horas.
  • Si su niño presenta alguna hemorragia.
  • Si su niño presenta nauseas o vómitos intensos y persistentes.
  • Si su niño presenta algún dolor inusual en cualquier parte del cuerpo, incluido el dolor de cabeza.
  • Si su niño presenta respiración entrecortada o dificultad para respirar.
  • Frente a cualquier duda que se le presente relacionada con la administración de sus medicamentos.

 

 

 

VOLVER A LAS PREGUNTAS

home